Mercados
21/02/13
Mejora climática y perspectivas de cosecha nueva en EEUU frenan a los granos

En el mercado de granos hay dos elementos que están jugando fuerte, uno de ellos que se está terminando y otro que se está incorporando....

...El que se está yendo es la incertidumbre sobre la cosecha Sudamericana. La llegada de lluvias descomprimió la situación y puso piso a la producción de Argentina. El factor nuevo en tanto es la perspectiva para la cosecha 2013/14 de EEUU sobre la que esta semana tuvimos las primeras referencias de la mano del informe del USDA BASELINE PROJECTIONS.

Como anticipábamos hubo una importante recomposición en producción, fruto de utilizar para el cálculo rindes tendenciales. Esto genera finalmente una recomposición menor en los stocks/consumo de soja, pero una muy importante en los de maíz, debilitando sus precios. En tanto en trigo hay mucha incertidumbre atada al clima en EEUU y en Europa del Este, pero donde habrá que esperar a que los cultivos salgan de la nieve para ver cómo les sentó un invierno crudo, con poca cobertura de nieve, y al que ingresaron en muy mala calidad.
A continuación desarrollaremos estos temas:

• Las perspectivas productivas en Sudamérica, el factor que está pasando de expectativa a realidad
• Las perspectivas productivas para EEUU señalan fuerte recomposición de stocks en maíz y moderada en soja
• La actitud de China frente a las perspectivas de mayor oferta

Localmente los precios acompañaron lo que acontecía en Chicago. Recordemos que por haber comprado ya la mercadería necesaria para cubrir los ROE VERDE que se les asignaron, los grandes exportadores se retiraron del mercado, haciendo que el descuento del maíz sobre el FAS teórico se amplíe. En el caso del trigo, si bien los exportadores están retirados, ya que de hecho están a la expectativa de cuanto finalmente les permitirán embarcar de las  5 mill.tt. que compraron, por las que pidieron ya ROE, se les autorizó y pagaron derechos de exportación. En tanto la soja es la única que sigue sin interferencias el valor internacional. Al respecto tras haber rozado la semana pasada los 340 U$S/tt, ahora estamos operando en los 330 U$S/tt, y se nota una reticencia a vender marcada.

En el frente político, el gobierno interesado en que el productor venda, para poder de esa forma lograr un ingreso de divisas y cobrar los derechos de exportación rápidamente, ha iniciado una persecución vía presión de inspectores sobre el sector agropecuario sin precedentes. El mismo ha generado un gran enojo del sector. En una reunión en la mesa de enlace en Pigue se decidió un cese de comercialización en respuesta a estos aprietes, y se anticipa que el voltaje político vuelva a incrementarse.
Es importante tener en cuenta que los nuevos fundamentos son muy negativos para el maíz, y que predicen un ajuste importante para los meses en los que la cosecha nueva ingresan (septiembre en adelante). Esto sumado a que el interés de los exportadores es cada vez menor hace pensar que sería buena política deshacerse de todo el maíz que se pueda en el corto plazo.

En lo que hace a soja, la recomposición de stocks que se avizora es de menor magnitud, pero de todas formas el 2013 tendrá un mejor abastecimiento que el año pasado. Por ello los precios de 450 U$S/tt están totalmente descartados, salvo que veamos un problema climático en EEUU, algo que hoy no se puede asegurar. Por otro lado en el contexto de un maíz con precios bastante más bajos, la soja tendrá también presión negativa. Por ello es de esperar un mercado más laxo, aunque de todas formas con un piso natural en torno a los 300 U$S/tt.

En el caso del trigo siempre la perspectiva es confusa, ya que son muchos los países productores, y entre ellos hay dos zonas (EEUU y Europa del Este) que no se ve claro como terminarán sus campañas. Sin embargo, con precios del maíz debilitados por la mayor oferta del grano forrajero, podríamos esperar una menor presión compradora de trigo para forraje, que ya nos pone en un rango de precios más bajos. Pensando en la nueva campaña, los precios actuales son bastante apetecibles.

Las perspectivas productivas en Sudamérica, el factor que está pasando de expectativa a realidad

Hay un adagio del mercado que pregona que “los precios se mueven por expectativas” en el sentido de que los operadores tratan de anticiparse a los elementos que se van incorporando a los precios, y que por esto cuando un problema que se veía venir finalmente se produce, ya está descontado en los valores de mercado. Esto está ocurriendo con el tamaño de la producción Sudamericana.

Recordemos que el año 2012 se caracterizó por un fracaso productivo tanto en Sudamérica como en EEUU, donde finalmente el problema no fue tan grave como se esperaba, pero diezmó la producción. En ese marco el reaprovisionamiento de Sudamérica que se produce en febrero/mayo resultaba crucial, no habiendo espacio para errores.
La campaña tuvo muchos traspiés, pero actualmente crece el convencimiento de que estamos ante un año de unas 145/148 mill.tt. de producción. En ese total para la región los dos grandes jugadores son Brasil, para quien se estima con alto grado de certeza 84 mill.tt. de soja, y Argentina donde el final está abierto, pero se va concretando cada vez más.

En nuestro país tras un arranque demorado por excesos de humedad, e incluso tras no haber podido completar toda la intención de siembra en la zona núcleo, se pasó a una seca en enero muy fuerte, que recortó los rendimientos esperados de soja de primera, pero golpeó con mayor dureza a la soja de segunda. Las primeras ideas de los analistas indicaban que la producción podía llegar a 60 mill.tt. Luego con las inundaciones y demoras en la siembra se bajó esta cifra a 53/55 mill.tt. y tras la seca de enero esto se redujo a 50/52 mill.tt. cuando el USDA estima 53 mill.tt. de producción

El factor crucial para determinar el rendimiento final será el corte de la seca, el cual se produjo a inicios de esta semana, con aportes menores, pero que este fin de semana se están repitiendo. Si las lluvias siguen llegando de esta forma, la productividad local se afianzará, pero resulta difícil recuperar al potencial de rinde sufrido, ya que el proceso de floración se vio muy afectado por esta seca que llegó hasta mediados de febrero.
Ahora bien, por más que el USDA tenga que reducir en 2 o 3 mill.tt. sus proyecciones para la región, parte de esto podría compensarse con mejoras en la productividad de otros países, especialmente Brasil, y así y todo ello no ocurriera, lo cierto es que el nivel de producción Sudamericano pondrá paños fríos en el mercado.
Las perspectivas productivas para EEUU señalan fuerte recomposición de stocks en maíz y moderada en soja

Esta semana se divulgaron los datos del AGRICULTURAL BASELINE PROJECTIONS del USDA.

Este informe muestras las perspectivas agrícolas para los próximos 20 años, pero es interesante poner el foco en los números que prevén para el año siguiente.
En primer lugar el informe indica que el área de siembra bajaría en su conjunto un 1%, con mermas menores tanto para soja como para maíz. Esto contrasta con las perspectivas que los analistas privados sostienen de que el área para esos dos cultivos subiría. De todas formas lo que resulta más curioso es el dato de producción. El mismo crece fuertemente tanto en soja como en maíz porque el problema del año pasado no fue una menor área sembrada, sino un problema climático que generó una caída de rindes muy fuerte.


Así las cosas en el caso del maíz, con un área sembrada que se achica marginalmente, pero con una mayor superficie cosechada ya que el año pasado la misma se vio afectada por la pobre productividad, finalmente hay 0,2 mill.ha. más por trillar, y tomando un rinde promedio de unos 10.300 kilos por hectárea, la producción subiría casi 100 mill.tt. Un incremento en el consumo tanto forrajero, como de etanol y de exportación haría que de esa mayor oferta sólo 36 mill.tt. pasaran a los stocks, pero aun así los stocks/consumo que cerraron la campaña 2012/13 en 5,8% pasarían a 15,9%, quedando por encima del promedio histórico de stocks/consumo para maíz.
  
En el caso de la soja, el área cosechable bajaría 0,2 mill.ha. y con un rinde que pasaría de 2.600 a casi 3.000 kilos por hectárea promedio, la producción crecería casi 10 mill.tt. En este caso el grueso sería absorbido por un consumo que aprovechará para recuperarse, con lo que sólo 1,2 mill.tt. de esa mayor oferta pasarían a engrosar las reservas, y de esta forma el ratio stocks/uso que cerró la campaña 12/13 en 4,6% pasarían a 5,6%, y quedaría de todas formas en un nivel bajo.
Es interesante ver que tanto en soja como en maíz el USDA también pronostica los precios recibidos por el productor. En el caso del cereal proyecta que los mismos bajarán 29% en maíz y 24% en soja. La merma en soja parece algo exagerada, toda vez que no es tan grande lo que los stocks se recuperan, pero es cierto que siempre existen vasos comunicantes entre los precios, y que si el maíz está débil, esto influirá en la soja.

La actitud de China frente a las perspectivas de mayor oferta

Esta mejora en el aprovisionamiento de soja tendrá consecuencias para los compradores. Siempre tomamos como referencia a China por ser el elemento más dinámico del mercado, pero las conclusiones se podrán extrapolar a los demás compradores.
Tenemos que tener presente que estos países necesitan un aprovisionamiento constante y seguro de mercadería. El proveedor más confiable es sin dudas EEUU, pero su oferta viene mermada por la pobre performance productiva del 2012, y la presión compradora sobre la misma. EEUU tiene más del 90% de su cosecha comprometida. Esto refleja que los compradores anticiparon sus adquisiciones para tener la tranquilidad de poder empalmar cosechas sin problemas.
Ahora bien la mercadería sudamericana está siendo cosechada, pero la congestión de buques sobre los puertos de Brasil más las demoras en la cosecha en el norte por exceso de lluvias llevan a que los envíos vengan lentos. Ahora bien, más del 60% de la soja Brasileña está vendida, con lo que habrá un influjo de mercadería inicial importante.

En el caso de Argentina las ventas a precio están en el 6%, duplicándose con las ventas a fijar. Este nivel es muy bajo, y deja a los compradores teniendo que negociar con los vendedores Argentinos para ampliar su aprovisionamiento.

Dado que no sabían cómo iba a resultar la campaña de Sudamérica, y con muy poco margen de error, los compradores tomaron compromisos adicionales con EEUU que ahora están cancelando, cambiando el origen a Sudamérica. Esto es una práctica común, que no debe alertarnos demasiado, pero si indica que no hay mayores problemas de aprovisionamiento a la vitas.

Si sumamos a esto que en septiembre/noviembre estaría disponible una nueva cosecha de EEUU, terminamos viendo que la tarea será ahora empalmar con esa producción.

El problema es que a estos precios los productores Argentinos no quieren vender. Esto forzará a los compradores a elevar los valores, especialmente porque no queda oferta en EEUU, y en Brasil la misma es menor. Por ello creemos que entraremos en un rango lateral de precios con exposiciones en momentos puntuales que habrá que aprovechar.

Autor: DANTE ROMANO


Fuente: Agroeducación

Lecturas: 797








+ recientes

+ leídas

Ampliar imagen
Alianza Cooperativa Internacional
Alianza Cooperativa Internacional Américas
Agricultores Federados Argentinos
Federación Agraria Argentina
Asociación Bonaerense de Periodistas Agropecuarios
Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social




Una editorial independiente dedicada a la difusión del cooperativismo agrario de Argentina y el mundo.
AGROCOOPERATIVAS
© 2021 Todos los derechos reservados